ÍndiceFAQBuscarMiembrosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 A propósito del Bicentenario - C.Pérez

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
avatar
Pavelkapaz
Sicarioinfernal
Sicarioinfernal

Masculino Géminis Serpiente
Cantidad de envíos : 300
Edad : 27
Localización : Puente Alto - Región Metropolitana de Chile
Fecha de inscripción : 18/12/2008

MensajeTema: A propósito del Bicentenario - C.Pérez   Lun Sep 20 2010, 13:04


Carlos Pérez Soto

El 18 de Septiembre de 2010 se conmemorarán 200 años de la ceremonia en que la clase dominante de un país oscuro y retardatario acordó renovar su juramento de fidelidad al Rey de España, un hombre manifiestamente corrupto, apresado tras la invasión del ejército francés, que representaba los valores más progresistas de esa época, es decir, los valores de la institucionalización burguesa.

Es de conocimiento público y notorio que la llamada “Independencia” de Chile se declaró por primera vez sólo el 12 de Febrero de 1818, en el marco de una guerra civil en que chilenos realistas intentaban resistir la toma del poder por parte de elementos formalmente “liberalizantes” que, en realidad, no eran sino un puñado de caudillos ansiosos de “revolucionar” el estado de cosas imperante en su propio provecho, que ellos solían llamar “los altos intereses de la Patria”.

El período que va entre 1810 y 1818 debe ser considerado como una época de guerra civil entre chilenos, en que ambos bandos representaban fracciones contrapuestas de la clase dominante, formada una por terratenientes católicos, profundamente conservadores, machistas hasta el grado de lo absurdo, pacatos y autoritarios, y el otro por terratenientes católicos, envanecidos por tibias influencias europeas, que se preciaban de progresistas, pero que reivindicaban el derecho de saquear a los enemigos vencidos, de reclutar sus tropas por la fuerza, y de utilizar esclavos e indios como sirvientes.

La enorme catástrofe económica, social y humana que significaron estas guerras, que se cuentan entre las más sangrientas de nuestra historia, se vio agravada aún por su prolongación, entre 1818 y 1831 por otras confrontaciones entre civiles militarizados al interior del propio bando vencedor, que no logró, ni intentó, superar su tendencia al personalismo, a la dictadura corrupta, al compadrazgo y la arbitrariedad revestida de legalismo. Estas nuevas guerras civiles no terminaron, a su vez, hasta la restauración, ahora con retórica “independentista” de los mismos terratenientes conservadores que hacía a penas 15 años habían apoyado el bando del Rey. Bajo la opresión reaccionaria de los decenios se conformó finalmente el “orden republicano”, que no hizo sino prolongar, bajo una retórica grandilocuente, el oscurantismo arrastrado por 250 años. Ese oscurantismo que llevó a prohibir los carnavales, el que obligó a presos pobres a levantar el Puente de Cal y Canto, y a los indios a ser reconocidos a la fuerza como “chilenos”, con el único resultado de ponerlos bajo un sistema jurídico que permitía la apropiación, ahora impune, de los territorios que habían logrado defender por más de dos siglos de la invasión europea.

La verdad de la “independencia” no es sino el reemplazo del colonialismo por la dependencia “libre” de nuevas potencias europeas, que asolaron con su influencia todo intento de cultura autónoma, que fueron servidas en sus intereses por toda la clase política, que pudieron saquear el país ahora con el consentimiento de los propios poderes locales. El siglo XIX en Chile no es sino una prolongación en tiempo de comedia de la lógica trágica del colonialismo de los tres siglos anteriores. La misma Iglesia opresiva y omnipresente, los mismos terratenientes pacatos y mediocres, el mismo desierto cultural y político, los mismos pobres, que eran más del 90 % de la población, muriendo de desnutrición, tifus, y viruela.

No celebramos absolutamente nada celebrable en este bicentenario. Más bien deberíamos dejarlo pasar, con algo de rubor y mucho de enojo, con el menor perfil posible. El bicentenario no es sino un recordatorio infame de la mediocridad galopante de este país.

Si quisiéramos empezar a hablar de “independencia” de Chile, habría que empezar a fines del siglo XIX, con el Partido Demócrata, con los intelectuales positivistas, con nuestros primeros artistas reales, oscilando entre la fascinación europeizante y su potencia creadora irrefrenable. Balmaceda, Lastarria, Malaquías Concha, son los precursores de la independencia de Chile. Mistral, Neruda, Recabarren, Huidobro, son algunos de sus más insignes luchadores. La lucha por la independencia de este país culminó con el gran movimiento popular que encabezó Salvador Allende.

Los promotores del Bicentenario no son sino los enterradores de la independencia que dicen celebrar.

------------------------------------------------------
Última Actualización de las Clases: 22 de Abril 2011
Para más información entra al foro de Clases
Debes estar registrado para poder ver el material que ahí se encuentra
Y recuerda leer las Reglas antes de bajar el material
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.sicarioinfernal.blogspot.com
avatar
Psico.Nely
Aprendiz
Aprendiz

Femenino Cáncer Búfalo
Cantidad de envíos : 12
Edad : 31
Fecha de inscripción : 13/05/2009

MensajeTema: Re: A propósito del Bicentenario - C.Pérez   Dom Sep 26 2010, 20:23

Esta buenisimo el texto. Por otra parte debo admitir que lo robe de la página para difundirlo, espero me disculpes jejeje
gracias por compartir este material
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 

A propósito del Bicentenario - C.Pérez

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 

 Temas similares

-
» ¿Por Qué Necesitas Descubrir Tu Propósito?
» Un Análisis al Libro "Una Vida con Propósito" de Rick Warren . Por Ignacio García
» Nuestras Pruebas y Su Propósito [Devocional]
» JOHNNY. Una vida con Propósito (2015) Español Latino
» ¿Cuál es el propósito de la espiritualidad?
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Sicario Infernal :: Principal :: General :: Noticias-
Cambiar a: