ÍndiceFAQBuscarMiembrosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 El incipiente movimiento estudiantil en Arcis

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje

Onnet
Aprendiz
Aprendiz

Masculino Escorpio Búfalo
Cantidad de envíos : 17
Edad : 43
Localización : Mapocho
Fecha de inscripción : 06/04/2009

MensajeTema: El incipiente movimiento estudiantil en Arcis   Miér Abr 08 2009, 22:38


Las vanguardias grupusculares, las vanguardias burocratizadas y el incipiente movimiento estudiantil en Arcis



Es evidente que el conflicto actual en Arcis, más allá de los hechos que le han dado inicio, trastoca en el fondo a una serie de intereses que se expresan en el contenido con el que se desea impregnar nuestro proyecto de universidad.

Para todos ya son conocidos los hechos que acontecieron el 25 de Marzo pasado. Sin importar la forma que algunos le den, lo concreto es que luego de una conmemoración al interior de la universidad, se realizaron barricadas en Erasmo Escala y en Libertad, a lo cual acudieron los carabineros, resultando todo esto en un enfrentamiento en el cual se vio involucrado un furgón escolar con alumnos de la escuela que queda enfrente de la universidad, y una molotov que casi estalla en el vehículo.

El rector, utilizando una resolución de emergencia y citando a la mesa directiva de manera urgente, decide expulsar a cinco alumnos (posteriormente se expulsan otros dos según se nos informó en la asamblea) afirmando tener la pruebas suficientes para inculparlos en el incidente del furgón.

La reacción estudiantil ha sido inmediata, primero en defensa de los alumnos expulsados, presumiendo su inocencia (porque nadie ha presentado pruebas de lo contrario, salvo ciertos testimonios) y luego en la organización del estudiantado como un movimiento estudiantil conciente y sistemático, que sea capaz de resolver este y otro tipo de cosas que a la larga, son necesarias e importantes para nuestra vida universitaria.

Poco a poco las asambleas se han erigido como la forma que está tomando este movimiento, a la vez que expresión de un interés real por lo que está aconteciendo.

Pero aquí surge un problema bastante profundo, que lentamente y a espaldas nuestras, está impidiendo que el movimiento estudiantil adquiera una autonomía real a la hora de tomar decisiones, a la vez que envilece las asambleas y las reales posibilidades democráticas que puede tener nuestro movimiento.

Las asambleas se han hecho con la consigna de que sólo quienes participan dentro de las asambleas deciden las acciones que la comunidad universitaria debe realizar.

Este preciosismo de democratismo ya nos revela un poco quiénes realmente están interesados en legitimar el movimiento tal cual está.

Hasta el momento la gran mayoría del alumnado no ha participado de lo que está sucediendo, y esto es tan real que a pesar de los llamados a paro, las clases se han hecho de manera normal. Se alude a que no se puede obligar a los demás estudiantes a participar, pero con esto sólo se oculta, que si la gran mayoría del estudiantado no participa de las asambleas es precisamente producto de que no sienten que la organización universitaria o es a) necesaria o es b) efectiva.

Las asambleas deben estructurarse de manera regularizada, con el fin de transparentar y hacer efectivo el poder de las bases sobre las decisiones que se toman. Una asamblea general en la que participan en su gran mayoría los interesados en defender una sola postura, o en concreto, los colectivos y grupos de amigos que se pusieron de acuerdo para defender a nuestros compañeros expulsados bajo unas exigencias planteadas de manera unilateral. No solo le quitan legitimidad a dicha asamblea (y quizás a todas las demás) sino que de manera profunda, coartan el crecimiento del movimiento estudiantil y sus posibilidades.

Todos sabemos que desde la exigencia de justicia hacia los compañeros y la necesidad de articularnos, se ha pasado a una serie de exigencias que suelen venir siempre del mismo grupo, que se plantean para decidirlas con un simple sí o no, que se resuelven por ellos mismos en las asambleas supuestamente generales.

Hasta ahora, la lista de exigencias según la última asamblea establece a) el fin del tribunal universitario, b) la expulsión del rector, c) reintegro de los expulsados sin investigación, d) paro indefinido hasta que se resuelvan las exigencias y una serie de demandas laborales en defensa de los trabajadores y profesores de la universidad (curiosamente sin que ninguno de esos estamentos estuviera presente).

No es un misterio para nadie la conexión que hay entre estos grupos que plantean las exigencias de manera concertada, los hechos que ocurrieron el 25 de Marzo y los alumnos expulsados. No es secreto para nadie que estos grupos son determinados colectivos que hace bastante tiempo han querido hacer de sus actividades vanguardistas, una expresión popular.

Pero la realidad es otra, toda su retórica reivindicativa, social, popular o “revolucionaria”, no son más que una manera de ocultar el vanguardismo inútil y adolescente de ciertos grupos, que al parecer, hacen de la violencia vanguardista y el vandalismo una forma de lucha.

Sin embargo, este no puede ser un argumento contra las asambleas universitarias, que son instancias que se necesitan y cuya realidad se está desarrollando en la actualidad. Más bien pretendo esbozar una crítica contra esos grupos determinados, conocidos por todos, cuya acción en vez de incidir en la lucha contra el capital, sólo le dan justificaciones y legitimaciones para reprimirnos y para aislarnos como posibilidad política.

Pienso que es necesario impedir y detener el envilecimiento de las asambleas, y para llevarlo a cabo debemos democratizar, transparentar y sumar la mayor cantidad de estudiantes dentro el movimiento.

Las exigencias actuales responden a un intento para exculpar a los responsables de lo que sucedió el 25 de Marzo, a la vez que pretenden generar las condiciones para legitimar ese tipo de acciones, que según demuestra el actuar del estudiantado, sólo se manifiestan como vanguardias minoritarias en vez de expresión de un sentir real de los estudiantes.

En definitiva, se pretende imponer (y ya es de Perogrullo pues el concepto vanguardia lo resume todo) ciertas posturas, ciertos modos de lucha y ciertos objetivos, de manera externa y superficial.

Pero, desde un punto de vista diferente y tomando en consideración todo lo anteriormente dicho, no se puede desconocer a su vez, el envilecimiento de las estructuras administrativas de la universidad, el actuar unilateral del rector y la manera en como la universidad se proyecta con una misión crítica, revolucionaria y contestataria.

Aquí presenciamos la otra cara de la moneda, el lado de la institucionalidad y de las organizaciones partidarias que defienden sin cuestionamientos el desarrollo actual de nuestra universidad. Una defensa quizás dogmática e interesada, que no permite ver por qué hechos como estos generan ebullición y por qué aún no existe movimiento estudiantil (tal como sí existe en las universidades de verdad).

Las vanguardias burocratizadas sólo responden a los dictámenes de sus estamentos superiores, defienden sus intereses y tienen todo un ideario retórico y simbólico para mostrar su postura.

Estos sectores también envilecen el movimiento estudiantil actual, deslegitimando el contenido y no la mera forma de las asambleas, desconociendo el actuar real del estudiantado y pretendiendo mantener el estado actual de cosas, que de una manera u otra sólo se puede ocultar como la mugre bajo la alfombra.

Las actividades violentistas de determinados grupos vinculados a la universidad, es un tema importante a debatir pues incide profundamente en el proyecto universitario que pretendemos construir. Por otra parte, la unilateralidad y el alejamiento de las decisiones que conciernen a la universidad tocan el trasfondo real del asunto, al final, lo que está en juego es el papel del estudiantado dentro de la universidad, más allá de las contradicciones entre ciertos intereses o de las consecuencias que tiene el actuar de pequeños grupúsculos.

En conclusión, estamos frente al eterno conflicto de nuestra izquierda, a la típica colisión entre vanguardias que se enfrentan de manera irreconciliable, obviando que el enemigo real está en el poder, vigilándonos, controlándonos y reprimiéndonos.

Estamos en presencia de dos posturas extremistas, en la cual unos alegan que los incidentes del 25 de Marzo deben olvidarse, al igual que las sanciones y toda investigación pertinente, lo cual en su extremismo más absoluto resulta en un intento por legitimar la violencia vanguardista y generar las condiciones para que nuestra universidad sea una plataforma para este tipo de acciones. Y por otro lado, están quiénes pretender controlar la universidad tal cual fuera nido de delincuentes, confundiendo ciertos procesos como la acreditación o la imagen de la universidad, los cuales deben ser resultado de la participación del estudiantado en vez de un impedimento estructural e institucional sobre este. Dicha postura, llega a su extremismo absoluto en los planteamientos que pretenden que Arcis sea un nuevo refugio para el gran hermano de G. Orwell, una delicia para los nostálgicos del totalitarismo del socialismo real.

Es en estas posturas en donde se revelan sus verdaderos intereses, el trasfondo real de lo que está aconteciendo. Nosotros, el estudiantado, debemos luchar por una organización real, que participe de la vida activa de la universidad, que exija una aclaración de los hechos y del proceso, que tenga facultades para intervenir y construir lo que es asunto de todos nosotros como comunidad.

Debemos impedir las imposiciones de estos vanguardistas adolescentes y de los vanguardistas trasnochados, porque al final son la misma moneda de la derrota histórica que vivimos como izquierda.

Debemos en definitiva, acabar con esta situación y crear paso a paso vida universitaria.

La acreditación, el prestigio y el reconocimiento, sólo pueden ser resultados de nuestro actuar como conjunto, como estudiantado, que reconoce que es diverso y se respeta en la multiplicidad. Que genera estudiantes y conocimientos críticos, reflexivos y revolucionarios. Que sea umbral para el enfrentamiento contra el poder actual.

Onnet 08 / 04 / 09
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://onnetdelmal.blogspot.com/
 

El incipiente movimiento estudiantil en Arcis

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 

 Temas similares

-
» Una forma de generar la ilusión óptica de movimiento
» Apostol Guillermo Maldonado-Movimiento de Gloria,un Movimiento Sobrenatural
» Movimiento Ecuménico
» GEOMETRIA SAGRADA EN MOVIMIENTO
» Para ver el sistema solar en movimiento. Programa-Web.
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Sicario Infernal :: Principal :: General :: Noticias-
Cambiar a: